SOSTENIBILIDAD

La tecnología 3D está considerada un método de fabricación sostenible debido a su menor consumo de material y de energía, eliminación del stock o producción bajo demanda, y a una reducción notable de la huella de carbono.

La impresión 3D permite la reusabilidad del material sobrante en el proceso de fabricación, reduce notablemente los tiempos de producción que suponen un importante ahorro de energía, ofrece la posibilidad de fabricar sin moldes, elimina el stock y por tanto evita la necesidad de grandes espacios de almacenaje, y genera menos CO2 total que fabricar en China grandes cantidades y transportarlas a Europa.